domingo, 21 de diciembre de 2014

La avaricia rompe el saco...

El Hobbit, a parte de ser una de las primeras obras de la fantasía actual tal y como la conocemos, es un cuento que habla sobre la codicia, la avaricia y el poder corruptor del dinero y la riqueza. Esta moraleja, que tan clara queda a cualquiera que lea el libro, al parecer se les ha escapado a Peter Jackson y a todos los responsables de la trilogía, irónicamente. Dudo hasta que se hayan leído el libro.


La avaricia rompe el saco, y tratar de explotar un libro de 200 páginas a lo largo de tres películas implicaba muchos riesgos. Pues bien, en la última película de la trilogía, todo se va definitivamente al garete. Jackson se ha visto incapaz de acabar correctamente las tramas que el mismo había abierto, dejándonos una película muy mediocre, que no satisface ni a los que han leído el libro, ni a los que no han podido disfrutar de la novela.

Y es que, menos los 10 primeros minutos de película, que deberían estar en la cinta anterior, el resto es una serie de desatinos sin ton ni son, con mal guión, mal rodados y mal montados.  

El ataque del dragón a la ciudad del lago está bien hecho. La acción, el dragón y todo lo demás. Pero es cuando los supervivientes llegan a la orilla del lago, cuando la película empieza a hacer aguas. Una gente herida, aterida y que lo ha perdido todo trata de salvar a sus vecinos y sus escasas pertenencias. En este momento evidentemente dramático, Jackson mete a un personaje cómico-patético, que empieza a chupar cámara y a romper el ambiente. Este ayudante del gobernador será recurrente y sin sentido durante toda la cinta.


A partir de aquí, el ritmo de la película va a trompicones, y las pocas escenas salvables son las que se ajustan lo más posible al libro. Aún así, Jackson se las apaña para destrozar las pocas escenas interesantes una a una, sistemáticamente. 

Un ejemplo es Dol Guldur: lo que debería ser una lucha de voluntades entre Galadriel y el Nigromante (Sauron disfrazado), acaba en un combate patético entre Elrond y Saruman y unos espíritus cutres de los nazgûl. Todo esto aderezado por diálogos sin fuerza. 


La trama de amor entre Kili y Tauriel es de cachondeo. Realizan unas reflexiones sobre la naturaleza del amor que serían infantiles hasta en una película animada de Disney. El efecto es cómico, a pesar de su pretendido dramatismo. La corrupción de Thorin es muy repetitiva, y su repentina recuperación... poco creible. Sean Bean tenía mucho mas estilo tanto corrompiéndose como muriendo.

Otro error, arrastrado durante toda la película, es el protagonismo de Legolas. Lo que parecía que iba a ser un cameo, se traduce en un Legolas que aparece en la cinta más que casi cualquier enano, hombre u otro elfo. Entre que Orlando no es un gran actor, que el personaje se reduce a un saltinbanqui, y que la trama de la relación con su padre está mal explicada y montada, todas las escenas en que aparece rayan el ridículo. Y para rematarlo, frase lapidaría de Thranduil a Legolas: "Tu madre te quería". Carcajadas en la sala de cine.


Una película basada en una batalla ha de tener a la fuerza una coreografía de combates creíble. Desgraciadamente, los movimientos de combate absurdos vistos en La Desolación de Smaug siguen aquí hasta limites inimaginables. En muy pocos momentos tenemos la sensación de que alguien esté pegando o hiriendo a alguien. Daín, quizá el personaje enano más logrado en la película, es un ejemplo de esto. Tras una carga en cerdo más o menos aceptable, empieza a dar cabezazos a los orcos. Pero no son cabezazos: los remata de cabeza, como a un balón de fútbol. Y los orcos se caen de maduros. Los coreógrafos en vez de expertos en esgrima mediaval, artes marciales o algo, los han debido de sacar de Locomía.

A esto hay que unirle el tema de audiencias, por que no hay sangre casi. Y leñe, que es de esas cosas que aportan realismo. Que Thorin apuñale a Azog en el corazón y el puñal salga limpio por el otro lado...

La coherencia en la película es un desastre: Estatuas que aparecen enteras despues de que las tiren abajo, trolls que campan a sus anchas de día, mientras el sol brilla sobre la nieve, cabras que aparecen de la nada en mitad de la batalla, elfos, que en vez de tirar flechas, saltan por encima de los enanos para unirse al combate, Dardo, Orcrist y Glamdring no brillan....


Y más allá de lo mala que es la película, las patadas a la obra de Tolkien son constantes. El intentar meter Angmar con calzador, (que en los mapas de la Tierra media está a tomar por saco de la Montaña solitaria...) la aparición de los gusanos de Dune, la reducción del papel de Beorn a la de un oso paracaidista... han dolido a muchos, entre los que me incluyo. La batalla es de los cinco ejércitos (es el título): humanos, elfos y enanos contra trasgos y lobos. Los lobos no aparecen y los trasgos son Uruk-hai hiper-musculados.

Para rematarlo, el final de la batalla es confuso. Hubo preguntas de "¿Pero la batalla ha acabado?". Despedidas con menos fuerza que las del libro. Personajes que se pierden de vista. Escenas mal llevadas, como la de la comarca. Y un guiño al comienzo de el Señor de los Anillos para acabar, que la gente no muy puesta no entendió. 


¿La sensación? Parece que a Jackson le han impuesto estas tres películas. Las ha resuelto sin mimo, sin ponerle interés y sin fijarse en los detalles. Las ha despachado por la vía fácil: efectos especiales a tutiplen, y evitar los diálogos y las escenas en que un director ha de demostrar lo que vale. En ESDLA tuvo algunos fallos de estos, pero aquí son dos horas y diez minutos de error sobre error. 

Hay quien dirá que en la versión extendida mucho se aclarará.... pero una película en una sala de cine ha de ser un producto terminado. Esto es una chapuza, y Jackson tiene mucha cara al permitir que se presente así. Mas que el metraje extra de la versión extendida, quiero ver lo que grabó Guillermo Del Toro.

La avaricia rompe el saco, y en este caso se ha roto completamente en la tercera entrega. La tercera película, la que debía remontar a las otras dos, que flojeaban bastante, ha resultado ser la peor de las tres. Sin ninguna duda. 

El cine, cuya vocación es crear una fantasía, aquí se ha dedicado a destrozarla.








18 comentarios:

  1. Jopetas... pues sí que la pones mal.
    Aun no la he visto, pero sigo teniendo ganas.
    De todas formas con todo esto siempre he tenido la actitud abierta de aceptarlo como una adaptación, y no como una traslación cinematográfica de la novela.

    Y también hay que pensar una cosa: lo mismo que el libro es un libro para niños esto es una película para niños. Lo que les gusta hoy (o lo que quieren que les guste, pero en todo caso hay gente de marketing detrás) no es lo mismo que lo que nos gustaba a nosotros.

    Aun así sigo fantaseando con ver muuuchas películas del Silmarillion algún día :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero es que es una adaptación mala. Solo he puesto un parrafo de patadas a tolkien, lo demás son errores "de cine". Había adolescentes ayer en la sala. Y la frase que le escuche a las chavalas fue: "la peor de todas las del Señor de los Anillos."

      Y es que ese es el gran problema: la película es mala. Se que no le va a disuadir de verla, como a mi no me disuadieron las criticas malas que leí antes de su visionado.

      Pero eso no cambia los hechos: es mala. Punto.

      P.D.: Silmarillion sí, Peter Jackson y New Line Cinema No. (Por cierto New Line Cinema produjo Dragones y Mazmorras... :P)

      Eliminar
    2. eh .... que yo fuí a ver Dragones y Mazmorras..... y dos veces :)
      aunque también fui a ver Kull y el Príncipe Valiente....

      Eliminar
    3. Yo la ví en el cine... y vaya chasco. :P
      Kull, eso si que es duro. XD

      Eliminar
    4. Dragones y Mazmorras, vaya p##a basura!

      Eliminar
    5. y tengo las dos en dvd originales :O

      Eliminar
    6. La pareja protagonista de D&D era digna de "Colega ¿Donde está mi coche?"

      DVDs?? Eso es un poco enfermizo Dann :D

      Eliminar
    7. Yo cuando vi al enano, que por cierto era el más alto, salir de un montón de basura... mi facepalm se escuchó hasta en la India... y el Jeremy Irons, ¡vergüenza de sus hijos!

      Eliminar
    8. Ya me acuerdo de la frase: "si sale Jeremy Irons, la peli tiene que ser la bomba". Y luego nos enfrentamos a la triste realidad...

      El enano alto, la elfa drow, los dungeon de cartón piedra.... tremenda película.

      Eliminar
  2. Corred de la sala insensatos!!! Aunque yo me quede hasta el final, esta trilogia no caera en casa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, es que ese es el tema: no hay ninguna gana de volver a ver la peli por segunda vez, ni en DVD ni en nada, justo al revés de lo que pasaba en el señor de los anillos.

      Una pena. :P

      Eliminar
  3. Es que el hobbit sovietico le da tres patadas a la cosa que ha hecho peter jackson.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja, el hobbit soviético... que duro. XXDD

      Eliminar
  4. Acá la estrenaron el 1 de enero o algo así. Fuí la semana pasada, Me pareció bastante cutre.
    Espero que no haga el Silmarilion porque Alah sabe qué vamos a ver en tal película.
    B.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No menciones a alah en vano, que esta la cosa mu mala.... :P

      Cutre es un adjetivo bastante acertado, sí. XD

      Eliminar
  5. Pues a mi me gustaron varias escenas de la película, que son con las que me quedo porque he de reconocer que muchas partes de la película las he eliminado de mi cabeza porque no me gustaron. La primera del Hobbit me encantó, la segunda...sin comentarios y esta tercera que la vi aquí en Brasil en portugués me fije solo en las batallas, que particularmente me gustaron aunque en algunos momentos nos reíamos todos y lo vi muy cómico. Sobretodo las escenas del ayudante del gobernador, que no entendía que pintaba en medio de aquella desgracia. Lo de Legolas...mira que a mi me gusta este personaje, pero ya en la segunda lo vi...(vale, he dicho sin comentarios de la segunda película y lo mantendré :P) Lo del amor de la elfa y el enano llevado a esos límites puff (en varios libros he leido que algún enano ha sentido "amor" por una elfa, pero en plan amistad). Que se titule el Hobbit no lo comparto, pues no tiene mucho que ver con el libro. Hace muchísimos años que me acostumbré a que las películas nada tienen que ver con los libros, es triste pero es la realidad, hacen lo que quieren con ellos, así que solo me limito a sentarme en el cine y a disfrutar sin cabrearme. Ya me pasó cuando era una cria con los de Harry Potter, y con muchos más. Como adaptaciones me gustaron las de Sin City y 300, aunque eran comics. Pero con lo sencillo que es adaptar los comics a películas y aún así te encuentras con cagadas, aún recuerdo la de Watchmen (ufff, que truño de película, con lo que me gustó el comic...) En fin, la moraleja que aprendí hace mucho tiempo es: "siéntate y disfruta como puedas, y si no, no vayas porque la van cagar casi seguro".
    ¡Ah! y también se aplica en las series...que menudas mi***as hay por ahí, no voy a decir nombres pero todos sabemos cuales son... ;)
    Saludos desde estas tierras lejanas ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé, es que las escenas de la batalla, algunas empezaban bien, pero siempre acababan con un pero. Una pena.

      La adaptación de libros a películas siempre es un tema complicado. Pero hay pelis que funcionan, y otras que no, esta es de las que no. Otras veces te sorprende y la peli es mejor que el libro. (La de hermosas criaturas la peli me sorprendió, y el libro es pfff)

      Mira, como comics no leo, las pelis de superhéroes que veo, a veces me sorprenden. Watchmen no me pareció mala, por ejemplo.

      Eliminar
    2. Entonces como escuché en un monólogo mejor no leer el libro para que te guste la película xD porque la que hicieron de Watchmen es malísima, tal que solo la vi una vez en el cine y no creo que sea capaz de volverla a ver; el comic es la ostia y la cagaron con la película (recomiendo su lectura). Y bueno, las películas de superhéroes con la infinidad de historias buenas que hay en los comics y siempre acaban con una inventada o medio inventada que no tiene ni pies ni cabeza. La de hermosas criaturas no me he leído el libro y la película no me disgustó (no puedo compararla con el libro). Y mejor no sigo hablando porque de películas sobre videojuegos...tela lo que hay que ver. Este tema da para mucho xD
      Pd: Ya estoy acostumbrada y resignada a ver películas, que como el Hobbit, no tiene nada que ver con el libro-comic-juego-etc. Aunque siempre voy al cine con la esperanza de ver algo digno, y si no es así, intento disfrutarla como pueda.
      ¡Saludos!

      Eliminar