miércoles, 20 de febrero de 2013

Sobre las aventuras conversacionales.

Hace un par de días tuve un momento "abuelo cebolleta", y me puse a pensar en lo mucho que ha cambiado el mundo de los videojuegos desde que cargaba programas en cintas de música. Reflexionando sobre esto, me acorde de un tipo de juegos totalmente revolucionarios en su momento:
Las Aventuras conversacionales.

Para los que no suméis tantos inviernos como yo, explicaros que las aventuras conversacionales eran juegos en los que vivías una aventura conversando con el ordenador. La máquina te daba una descripción, y tu tecleabas comandos. Por ejemplo:

- "Estas ante la puerta de madera de un castillo"

- Abrir puerta

- "Necesitas una llave"

Los comandos solían ir en infinitivo, "usar", "tirar", "mirar"... o direcciones (N, S, E, O,...) y el ordenador te iba dando respuestas según lo acertado de tus acciones. Al principio solo tenían texto, pero poco a poco fueron añadiendo gráficos no animados a los juegos.


Hay dos hitos dentro de este tipo de juego: The Hobbit y "Adventure". Al primero tuve oportunidad de jugar no hace demasiado en un emulador. A la versión española del segundo "La aventura original" metí mucho tiempo de chaval. 


En muchos aspectos eran juegos complejos, y difíciles de terminar si no tenías una guía.  

Entiendo que para muchos este tipo de juegos estén obsoletos, a pesar de grupos de fans que todavía los mantienen vivos. Pero la mecánica con la que se construyeron estos juegos me resulta interesante, y me influye a la hora de elaborar partidas de rol, o incluso ser jugador en los RPG más actuales.



Imagen del Juego de El Hobbit. Esos famosos trolls...
En cierto modo, creo que incluso los programadores de juegos de hoy en día siguen un sistema similar en las bases, aunque mucho más complejo. El sistema sigue siendo muy parecido: encontrar objetos, personajes o información (Que al final todos son items) y usarlos para superar las aventuras.

Por supuesto, los juegos actuales generan sistemas de azar o de habilidad para enriquecer la experiencia. Pero es que el hobbit en su momento (1982) ya disponía de un sistema de combate aleatorio. Las bases estaban ahí. 



A parte de jugar, en mi casa había varios libros en que se explicaba como programar este tipo de juegos. Todavía conservo uno de ellos: "El misterio de la montaña de plata". El argumento del mismo es muy gracioso, y quiero poder rolearlo algún día. 

En estos libros te daban directrices para construir tus propias aventuras. Uno de los primeros pasos para programarlos era generar una cuadrícula de celdillas en la que se detallaban los lugares, los peligros, los objetos y los tesoros que podías encontrar en cada localización. Algo así como lo que sigue.

Este tipo de esquemas es muy útil a la hora de planificar una aventura de rol. Así, aún hoy en día me sigo preparando alguna especie de celdillas a la hora de elaborar una aventura de rol. Eso sí, nunca llegué a ser un gran programador en basic. 
El mapa que aparecía en el libro. Nada que ver con la cuadrícula de arriba...¿O sí?

Hay que tener en cuenta que estos juegos son en base una mezcla de juego de rol y libro juego, por eso los esquemas para estructurarlos, son útiles: que se puede hacer en que sitios, donde están las cosas, los personajes, información etc... y que pasa cuando se realizan determinadas acciones.

El libro de "El misterio de la montaña de plata" está chulísmo. Todavía lo miro a veces. :D

Esta forma de organizar la aventura no es la panacea: los jugadores de rol siempre rompen los esquemas que te hayas podido crear. Es ley de vida. Pero para mí siguen siendo un apoyo esencial en mi labor de master. 

A mi desde luego es un tipo de juego que me ha influido mucho, y creo que positivamente, a la hora de "desarrollarme" como rolero, y como jugador de videojuegos.  



12 comentarios:

  1. Es que eso de las aventuras conversacionales es lo más rolero que existe, además lo de decidir que hacer es genial. Yo tmb recuerdo haber jugado a algunas, pero (tengo 24 años) por mi epoca ya existian juegos mas llamativos y con más acción tipo pixeles que me encantaban y me siguen encantando.

    Es una entrada muy interesante, nunca escuche hablar de este juego, un placer conocerlo!
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que hubo una época en que salieron juegos de este tipo a montones. Tampoco yo conozco todos, y muchos son mu viejunos.

      La verdad es que el concepto sigue molando.

      Eliminar
  2. De esas tuve yo un par para el Commodore 64!

    Dios, qué viejo me siento diciendo eso jajajaja!

    Y mira que eran complicadas las jasdepu... jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah el commodore 64 que grande!!

      Si eran difíciles. La verdad es que creo que nunca acabé ninguna. :P

      Eliminar
  3. Mientras cargas un juego pones otro a rebobinar en la minicadena -> te olvidas del casette -> alguien le da al play => ¡disfrutad de la sinfonía binaria!
    Vaya momento retrospecter :D

    Creo que te gustaría este: http://frikidiario.blogspot.com.es/2012/04/ready-player-one.html
    (Muahahaha SPAM)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo leí en su momento, antes de que empezase a flamear comentarios en tu blog.

      El mejor momento era el de 5 minutos cargando, últimas lineas y ¡pouf! error. Vuelta a empezar. La de tiempo que pasamos viendo pasar rayitas en la pantalla. XD

      Eliminar
  4. Qué pasada de juegos. Yo los conocí por reportajes de historia de los videojuegos (ya que aún me falta algo para los treinta veranos) pero creo que tienen un atractivo que ningún juego actual puede tener. Los juegos de ahora que contienen historia parecen poco más que una película interactiva con las dos mismas opciones: pegar patada o apretar gatillo. Luego está el encanto retro de los píxeles, pero a cada cual lo que más le guste. Parafraseando a Monteys y Fontdevilla, "¿por qué si veo el Coyote y el Correcaminos me parece auténtico, y si veo la película de Bichos me parece falso?"

    Para que te hagas una idea, lo más antiguo que cayó en mis manos es una Atari 2600, una Telefever, una Vitage (que funcina a pilas) y un Game&Watch de pasar botellitas de un sitio a otro. Luego llegaron los 80's y con ellos el Super Mario, pero eso es ya harto conocido. Gracias por recordarnos que existen este tipo de juegos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que reconocer que muchos juegos en la actualidad te dan sensación de "conducirte". Aunque hay de todo: cosas como la saga de los elder scrolls te dan mucha libertad de acción. (A veces demasiada.;))

      Tampoco hay que idealizar este tipo de juegos. Era muy fácil quedarse atascado en ellos, y algunos llegaban a aburrir. Pero creo que merece la pena recordarlos.

      Eliminar
  5. A mi estos juegos muuucho mucho no me gustaron. Siempre terminaban en que tenías que tomar la manzana en el nivel x para después en el nivel 2^x (si no te la habías comido) dársela a un ciervo para que se cague el mapa de la tuma de antenomenofis XX...

    Ahora estamos jugando mucho con el grupo de "infiniteros-magiqueros" el juego ADOM...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, a veces las combinaciones de los objetos eran bastante extrañas. :P

      No conocía ese juego. Tiene muy buena pinta. :)

      Eliminar
  6. Tenía preparado material para los juegos conversacionales y te me has adelantado xP

    Aunque a mi no me llegaron en su momento de esplendor, estuve una buena temporada enganchado a ellos en versiones flash.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no te cortes: publica, publica. Hay montón de aspectos sobre este tipo de aventuras que pueden ser comentados y analizados. ;)

      Eliminar