lunes, 10 de octubre de 2011

Juzgando la Pintura

La semana pasada he leído varias entradas de blogs referentes a la injusticias en la evaluación de las diferentes miniaturas o ejercitos presentados a torneos.  Volomir nos habla de la polémica miniatura ganadora en el Golden Demon Inglés en esta entrada. Además los compañeros del El Quinto Destino, por lo visto, se vieron envueltos en un marrón, al tocarles en un torneo puntuar el pintado de los ejércitos.

No voy a entrar en estas polémicas ya que solo tengo conocimiento de ellas de oídas. (Mas bien de "leidas") Pero si que me voy a adentrar en el complejo tema de valorar las miniaturas por su pintado o modelado.

UNA DECISIÓN DIFÍCIL

Lo primero, empiezo esta entrada partiendo de la consideración que muchas de las obras que se presentan a los distintos concursos de pintura son obras de arte. Y el Arte se lleva muy mal con la competición, ya que es algo subjetivo, que busca trasmitir una acción, una imagen e incluso sentimientos.


El decidir que miniatura está mejor pintada que las demás es una tarea que puede hacerse muy complicada, sobre todo cuando el nivel de pintura es elevado. Las diferencias de calidad entre las creaciones de pintores de primer nivel son mínimas, e incluso las obras llevadas a cabo pueden estar realizadas en estilos diferentes, formatos distintos, por lo que no son  estrictamente comparables.

Y recordar que esto es tremendamente subjetivo. Una miniatura puede parecerte genial y profunda, y a otra persona no decirle nada. Por mucho que le expliques a alguien que una mini tiene una expresión de dolor, por ejemplo, es posible que la otra persona no llegue a verlo así nunca. Incluso las modas pueden llegar a influir. (Ay, donde estarán esos elfos punkis...)

Otro problema es la cantidad de aspectos a valorar, y es que todo es mini, desde la peana, hasta el estandarte o el penacho. Inconscientemente daremos mas importancia a una parte de la miniatura que a otra. Y si el pintor es muy bueno, te hará fijarte en lo que considera que hace su mini especial. Pero el peligro es que pasemos por alto zonas de la mini no tan trabajadas, llegando a una decisión injusta.



BUSCANDO DIRECTRICES

El problema es ¿Como juzgo si una mini es buena o no?¿Como veo si una mini es mejor que otra?

La respuesta no es sencilla, pero creo que hay unos puntos a tener en cuenta.

Lo primero es que para ser un buen juez has de ser pintor, ya que esto te familiariza con las técnicas utilizadas, y te permite valorar el trabajo de pintura en todo lo que vale, ya que tu sabes lo que cuesta pintar bien.

Tener un buen conocimiento de la gama de miniaturas. Esto te permitirá distinguir transformaciones puras, de la gente que se ha limitado a comprar hombreras de forge. También te evitara pasar por alto el que una miniatura esté transformada.

Calcomanías o dibujado a mano alzada. En principio hay que valorar más la mano alzada. Pero ojo, el pintor ha de conocer sus limitaciones: para mi una mano alzada chapucera vale bastante menos que una calcomanía bien puesta.(Repintada por encima y demás.)

Dentro de la mano alzada ya se pueden valorar muchas cosas, como los diseños, la profundidad del dibujo...  a veces estas decoraciones son una autentica obra de arte dentro de otra obra de arte.

¿Valorar el trabajo realizado o los resultados? Yo creo que se han de primar los resultados. Una persona puede haber metido una burrada de horas, y no conseguir una mini tan buena como otra persona en dos horas. Y es que los genios existen, aunque nos jorobe que no seamos nosotros. El trabajo puede ser un elemento más a valorar en caso de empates.

En un ejercito hay que valorar el pintado en general. Que una miniatura esté bien pintada y las demás peor, debe tenerse en cuenta. A veces es difícil, ya que un ejercito con miniaturas grandes muy bien pintadas puede resultar espectacular, a pesar de que las miniaturas pequeñas sean del montón.


Por último decir que estoy en contra del "rascado". Destruir una obra de arte solo para comprobar que sus piezas son "genuinas", me parece surrealista. Si no puedes detectar que las piezas son falsas tras un análisis de cerca, es que el pintor, que es lo que evaluamos,  es como poco bueno.

Y por supuesto, mira la mini desde todos los ángulos, y es que las figuritas, como las personas, tienen "lados" buenos.

OTROS ASPECTOS:

Si el valorar una miniatura de por sí es complicado, cuando entran en juego otros aspectos ya se torna casi imposible. Por ejemplo, los Golden Demon los da la propia empresa, por lo que no sería de extrañar que consideraciones como el marketing, u otros intereses, se tuviesen en cuenta a la hora de emitir el fallo final.

Tampoco estoy de acuerdo con que el nombre del autor aparezca junto a la mini (Repartir numeritos y a correr). A veces la fama de alguien puede hacer que se sobrevaloren sus minis. Y alguna gran mini puede pasar desapercibida por el mero hecho de no tener un autor célebre. En este mismo sentido, hay que ser muy cuidadoso con los amiguismos. Un juez debe buscar la imparcialidad, aunque no lo consiga del todo.


El valorar una mini a través de fotografías es aún más complicado si cabe, ya que la pericia del fotógrafo entra en juego, pudiéndose conseguir grandes imágenes de minis quizá no tan buenas. Pueden obviar partes de la mini que no están bien pintadas, y eso suponiendo que no tiren de photoshop...

A pesar de todo esto, quiero animar a todo el mundo a pintar sus minis y a aprender de las pintadas por los demás. Al fin y al cabo, tu eres el único juez y jurado que realmente importa de cara a tus miniaturas. Si tu estás satisfecho con tus resultados, lo que digan por ahí da un poco igual.

Y si os vaís a un concurso de pintura, paciencia con los jueces, que probablemente lo estén pasando peor que vosotros.









5 comentarios:

  1. Siempre pensé que los torneos de pintura estaban mal echos. Mientras a nivel de juego es muy facil saber quien gana o quien pierde, en uno de pintura siempre deja espinillas fetidas. He tenido varias experiencias, pero posiblemente las dos mas destacadas seán dos.

    En mi primera experiencia fué en un torneo de una tienda de pueblo, resultó que en dicha tienda habia un torneo de categoría libre de miniaturas citadel (daba igual el juego, solo que fueran citadel), resultó que ese torneo habia dos miniaturas que estaban asi asi, una era la mia. La cosa esque mucha gente daba por echo que sería mi miniatura, por técnica y calidad de pintura, la otra miniatura recuerdo que pese no estar muy trabajada si que era muy muy muy limpia. Al caso, la cosa esque poco después de que se hubiera expuexto y varias personas le habían echado un requetebuen vistazo, me dicen que hay una regla que no cumplo y es el tamaño de la peana no es la que ponian las reglas del torneo. Miro las reglas y esta todo en orden, sin embargo el tendero se saca recien sacado del horno (y mira si estaba calentitas que estaban recien impresas) con una norma que pone que las peanas de fantasy no deben superar 20x20mm O.o. Le cambio como puedo la peana desechando la otra que estaba muy trabajada, poniendo una de 20x20mm a lo cutre como pude. Al final quedé segundo. Ciertos dias después me entero... que el ganador es amigote del de la tienda. Me dolió pero me llevé una miniatura por la cara (era el premio malpensados!), lo que me jodió realmente fué esa cerdada que hicieron para joder mi pieza fuera mejor o peor no hubiera posibilidades de ganar.

    Pero tal vez la situacion mas sangrante que he vivido ha sido con un torneo, en cierto torneo de ESDLA una vez acabado el torneo y repartiendo los premios, dieron el premio de pintura a un tio que me sonaba muchisimo, bueno siguiente dicen que el segundo quedé yo (por tener el ejercito completamente pintado, ya que ni el tato lo habia acabado). Yo lo acepto tranquilamente (será mejor digo yo), cuando me acerco... no habia duda el ejercito era el ejercito de la tienda GW local y el jugador uno de su staff :O!!!!!!!!!!! No me lo podia ni creer, lo peor esque el organizador lo sabía y le parecía perfecto que esas minis siquiera fueran suyas.

    Después me he encontrado situaciones en torneos en donde tienen que lamer el culo a X persona y se lleva en la misma tienda todos los premios de pintura por llevar el mismo ejercito 4000 veces.

    Los torneos de pintura me siguen gustando, ya no me apunto a ellos por ganas, y los torneos de juego y pintura lo mismo. Sin embargo las experiencias agridulces me echan demasiado atras y no me animan a nada mas que pintar lo mejor que se para mi, ya que eso me llena mas que un premio.

    ResponderEliminar
  2. Olé a todo lo que a dicho Tziliar, es perfecto.

    ResponderEliminar
  3. Lo que yo añadiría es que a a gente lo que le molesta es que la GW se empeñe en poner unos criterios para seleccionar las minis para los concursos,muestre y explique esas directrices en las WD y luego se lo salte todo a la torera y encima se intenten excusar de las formas mas inverosímiles que uno se pueda imaginar,cuando muchas veces son motivos económicos o de publicidad.Lo de Basajaun o lo del GD del año pasado fueron los casos mas sangrantes,en especial el de Basajaun porque casi le quitaron la espada de las manos para dársela a otro, lo que elevo las protestas hasta de empleados de la propia GW.
    De ahí vienen las polémicas.Tu sabes lo que le debe de cabrear a muchos artistas que presentan obras en las que han invertido 200,300,400 o mas horas de su vida..para ver como les dan un premio muy inferior(o no les dan nada) y se lo lleva otro,muchas veces porque la mini se puede vender o vender mas?
    Eso esta haciendo que la GW acabe dinamitando su propio concurso,pues algunos de los pesos pesados prefieren otras competiciones con algo menos de prestigio pero al menos mas justas.

    ResponderEliminar
  4. Lo primero decirte Tziliar que siento lo que te ha pasado. He tenido la oportunidad de ver tu blog, y la verdad es que pintas bien,(No lo dejes!!) y la mejor prueba es que recibes encargos.
    Impresionante el trabajo de las peanas, ha sido lo que más me ha gustado de tus miniaturas.

    En cuanto a Agramar, que decirte que no sepas. Muchas decisiones de los GD han sido muy polémicas, y no es nuestra opinión, sino la de gente que sabe pintar muy bien. Es cierto pero es triste. Este tipo de premios desvirtuan las competiciones, y pueden provocar una fuga de pintores ya no solo hacia otros torneos, sino hacia otras marcas. (Lo cual no es necesariamente malo)

    A pesar de todo insisto en que hacer de juez en estas competiciones me sigue pareciendo complicado,partiendo del supuesto que se actue de buena fé.(Aunque por lo visto esta suele ser escasa.)

    ResponderEliminar
  5. Mis experiencias, son bueno experiencias, tampoco las tengo muy en cuenta, se mi nivel de pintura y soy consciente de la posición que tengo.

    Sin embargo con esto doy a entender que hasta ahora puede llegar a ser tan arbritario todo esto, creo que para valorar se han de crear unas directrices para que no haya mogollones: Técnica, acabado, limpieza, peana, nivel de transformación, preparación y un largo etc de cosas que haría. Tampoco una sola persona es capaz de valorar, deberian ser varias personas, porque los menos pintones alaban un conjunto por unas cosas, y los mejores valoran otras cosas.

    Es complicado, lo se, pero bueno una competición de pintura creo que requiere tanto valorar el pintado ya que la gente le dedica horas (por ser humilde).

    ResponderEliminar